Lecturas de verano: susurros serranos con aliento a otoño

Por Martín Avalos      (aynilibros@gmail.com)

 

“…cada tanto, cerras la puerta, bajás la ventana, enhebrás la aguja y cosés un botón en cualquier parte.” *

 

Así, con ese estado del hijo que recuerda a su madre salí de casa. Llovizna en las Sierras. El Alma aprieta contra el vidrio, contra los árboles, contra el Alma misma. Vas, te avisan que no seguirán atendiendo a Pobres y te retirás con el Alma contra el asfalto. Un Eder pasa tan rápido que nadie te ve cuando te pisa. Volvés alejándote de las cosas. Te quedás quieto mientras las cosas se te alejan. (los brazos? Los brazos y las piernas se encojen).

 

En el autoservicio te cruzás con Nelda Abed. Te cuenta que Edith Vera aclaró que sin la firma, el cuento no aparecía en la antología . Al final apareció.

 

“De mi pecho sacaba un sol dorado, deslumbrante, que casi quemaba” podría ser; hasta tanto “Te esperamos en el horizonte”**

 

 

*Daniel Salzano, Botones, en Los Días Contados, Ediciones Opoloop Cba. 1996

** Nelda Abed, Entre nubes y huevos fritos, antología de cuentos para niños, Plus Ultra, 1991. Los cuentos de Edith Vera son: De cómo es posible ver cosas que nunca se vieron y hacer cosas que nunca se hicieron y Alas. Del primero el texto extraído.

Deja un comentario

Paste your AdWords Remarketing code here
A %d blogueros les gusta esto: