Un Libro Azul: breves consideraciones sobre Arquetipos Mitológicos de Rosana Asís.

Por Martín Avalos (aynilibros@gmail.com)

Partiendo de ciertas premisas de la Ciencia oriental del Feng Shui el color azul corresponde al elemento agua y, entre otras cosas, al conocimiento. Arquetipos Mitológicos es un libro con profundidades oceánicas y purezas manantiales. Por eso me refiero a él como Un Libro… Azul. Además la presente edición (Editorial Brujas, Cba, 2008) tiene tapas en esos tonos.

Por otro lado recomiendan a quién se interese por los caminos de la Poesía conocer a las voces locales de su entorno. Idéntica sugerencia se puede extender a temas religiosos, musicales, médicos, etc. Nuestra provincia de Córdoba, por no hacerlo tan extensivo al resto del país o el continente, abunda en voces y saberes a las que uno puede echar mano y nutrirse para continuar creciendo; en términos filosóficos y holísticos, por ejemplo, Rosana Asís es una oportunidad.

Rosana Asís es Licenciada en Filosofía por la Universidad Nacional de Córdoba. Coautora de títulos como Símbolo y Sentido Ante el Fin del Milenio (1998), Ética de la investigación científica (2003), La Filosofía un encuentro de sentido (2003), Leopoldo Marechal: entre el símbolo y el sentido (2004), La Mundialización en la Realidad Argentina Tomo 1, 2 y 3 (2001, 2003, 2005). Compiladora del libro Geocultura de Córdoba. Pensamiento de investigación de Anibal Montes, Ed. Municipalidad de Cba (2007); entre otras actividades. Actualmente trabaja en la Universidad del Autoconocimiento de Cba.

El presente material nos ingresa en “Resonancias simbólicas de Hermes, Urano, Neptuno y Plutón. Venus, Martes, Júpiter, Saturno, la Luna y el Sol”. Y son los elementos de los que se sirve para darnos cuenta de la valiosa experiencia de la vida. Del desafío que significa dar (se) cuenta de las propias luces y sombras que somos, atraemos, proyectamos. El libro es una invitación a conocer algunas nociones de antropología y el pensamiento simbólico. Además de permitirnos reflexionar sobre Religiones, Filosofía, Mitos.

Filosofía Simbólica
En Filosofía Simbólica (primer capítulo) la autora nos explica que no es una filosofía común, o sea una ciencia, sino una actitud. “Y como en la antigüedad, no considera a la filosofía sólo una conquista racional, sino una posibilidad, un camino de salvación.” Y recordándonos al Sócrates de Platón, a éste mismo, a su alumno Aristóteles, nos habla de búsqueda y disciplina. “…vivir (para Platón), es vivir con la guía de estas ideas, fundamentalmente con la idea superior, que es la idea del bien. Esa guía se obtiene por medio de la contemplación (…) por medio de la alimentación y la gimnasia para purificar nuestro cuerpo físico, luego la música y el estudio de las diferentes ciencias.” Dejando en claro también que tanto Filosofía común u ortodoxa y Filosofía Simbólica responden a una misma pesquisa: “Nos guían más la preguntas que las respuestas; buscamos la llama de la filosofía perenne”. Filosofía como camino de indagación y encuentros: “…intentamos seguir el consejo de Delfos: conócete a ti mismo y conocerás a Dios”.

Ilustra esos indicios de averiguación con unos versos del poeta Schiller que compartimos en estas notas donde a la Poesía la deseamos presente y guía:

Allá en el cielo, las constelaciones
No solo hacen los dioses y las noches,
No solo primaveras y veranos,
No solo al sembrador el tiempo indican
De siembras y cosechas. Pues también,
El humano quehacer es una siembra
De inexorables suertes esparcidas
En las oscuras tierras del futuro,
Expuesta esperanzada a los destinos.
Allí habrá que saber cuándo es la siembra,
Rastrear todas las casas de los cielos
No vaya a ser que oculto en los rincones
El enemigo del crecer fecundo
Aguarde la ocasión para hacer daño.

Culmina el capítulo con la reflexión de que la Verdad no está afuera de nosotros sino en nuestra propia Alma, la traemos incorporada. Tomando esto es que reflexiono que dado el estado actual de cosas dispuestas por este sistema imperante, vivimos en estado permanente de distracción, alejándonos de esa Verdad Interior. Dicha Verdad que nos dirá lo importante, comprendiendo que lo vital para unos no lo será para todos. Por esto es que encontrarme con este Libro Azul, y compartirlo, resulta una acción de Luz.

El Símbolo
En el capítulo dedicado a este tema, nos habla de “…desarrollar nuestra dignidad humana, nuestro ser personal espiritual, que es donde radica nuestra verdadera identidad, junto al misterio inefable del cosmos”.
Pero advierte:
“Al encarnarse en una cultura y en un lenguaje cultural, la imagen simbólica corre peligro de esclerosarse en dogmas y sintaxis”.
“Por eso (…) hay que tener cuidado con las interpretaciones literales, dogmáticas o sistematizadas (…) ya que estas pueden hacer primar la letra sobre el espíritu”
A la hora de tener una experiencia espiritual en estos tiempos de enajenación, los símbolos resultan una herramienta válida. Es una pena que formas rígidas de sistemas religiosos nos distraigan de nuestra religiosidad personal, de ese estado teofánico, de encuentro con lo sagrado.
“Sin libertad para significar, el hombre no realiza su plenitud en cuanto tal.”
En estos tiempos de descarrilamiento humano, nos cambian valores y mitos por otros mercantiles. De esto bien advierte la autora, cuando nos lo recuerda que el mito no es sagrado ahora, sino producto del imperio posmoderno y capitalista. Donde la “salvación” está asegurada en una felicidad material y de objetos efímeros donde se explota en su producción a cientos de hermanos y saquea la naturaleza, agregamos también. Claro ejemplo son las noticias últimas del exterminio de las comunidades Wichi y Qom. Con otras palabras, también lo resalta Rosana:
“Todo el conocimiento antigüo, la mitología, la poesía, la religión, nos hablan de una experiencia original: un tiempo originario, una edad de oro, el illo tempore para el pensamiento arcaico, aquel tiempo en el cual el hombre convivía con la divinidad”.

Así la autora, entre distintos símbolos y poesía nos muestra el valor de ambos intentando interpretar el mensaje de cada uno. Por diversos dioses del Olimpo nos trae al presente la memoria de Poetas como Homero, Ovidio, Hesíodo ilustrando con poemas de Borges, el mexicano Enrique González Martínez o la clásica Vidala para mi sombra de Julio Espinoza.

El valor que posee para mí el Libro Azul es que no solo explica los distintos mitos griegos, sino que cita sus orígenes documentados, esto es en los poemas que escribieran esos curiosos Seres mezcla cambiante de enajenación y conciencia; hablo de los Poetas.

Nota: se agradece cualquier aporte o sugerencia. Comunicate por privado aynilibros@gmail.com.

Deja un comentario

Paste your AdWords Remarketing code here
A %d blogueros les gusta esto: