¿Quién define el precio de la carne?, hablan los protagonistas

En un conocido hipermercado local se sucedió la siguiente escena: un productor agropecuario que cría cerdos vio con asombro un cartel que indicaba que el precio del kilo del lechón era de 96 pesos. Sorprendido el hombre preguntó al carnicero del hipermercado porqué ese precio si a el le pagaban menos de 30 pesos por el kilo vivo. «Acá estamos en la cuarta etapa de la cadena de venta y distribución», le respondió el carnicero.

Mientras el gobierno nacional llama a no consumir carnes rojas por su elevado precio y se intensifica el consumo de pollo y cerdo, consultamos a especialistas para saber quién juega con el alimento más requerido por los argentinos. Atilio Carignani, presidente de la Sociedad Rural de Jesús María, abrió el fuego: «mi opinión es violenta: si compraste un kilo de helado de Freddo o cualquier otra marca verás que sale más caro que un kilo de novillo que demoramos 3 años en criar. El tambo trabaja a pérdida , gana más el empleado que el tambero y por eso muchos cierran. Es el costo de haber despilfarrado políticas de estado a largo plazo. La mitad de las vacas están improductivas, no tienen su ternero, si aumentáramos un 10 más esa cifra la situación sería distinta». Desde la otra punta de la cadena de producción, distribución y venta de carne, Benjamín Blanch (presidente de la Cámara de Supermercadistas de Córdoba) responde: «Primero hay que decir que ya los precios están bajando y adecuándose a la baja. Siempre nos manejamos así, cuando se produce un aumento de precios buscan al culpable. El único que compite en el mercado es el supermercadista, no es nuestro objetivo que se nos vayan los clientes». David Miazzo, economista e investigador de FADA (Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina) explica la operatoria de precios: “Para producir un kilo de carne vacuna se necesitan 7 kilos de alimentos y 30 meses desde el nacimiento del animal hasta la faena. En cambio, en el caso delcerdo, se utilizan 3 kilos y la espera es de 6 meses. En el pollo los números son aún menores, se necesitan 2 kilos de alimentos y 2 meses. Por eso, en el mundo, excepto en Argentina, el cerdo es lo que más se consume, le sigue el pollo y por último la carne roja”.

Sin embargo, para Carignani no son los productores los que se llevan «la parte del León», sino los intermediarios que no figuran en primer plano, pero que sacan su tajada: «todos se van quedando con una parte de la vaca, hay un personaje en la cadena que es clave y es el abastecedor, que compra y vende, vende sus servicios y su conocimiento. Está entre el frigorífico y el carnicero. Suele decir que representa a tal frigorífico y se lleva una parte del precio», pero el presidente de la Sociedad Rural no se queda allí y carga contra los supermercadistas también: «en el mundo los supermercados suelen subir un 3% el costo total, acá si no suben el 40% no pueden vivir parece. El carnicero tiene que hacer vivir a su familia así que vende cada vez menos cortes».

Blanch niega esa cifra: «es un cuento lo del 3%, esa puede ser la rentabilidad del balance descontando todo tipo de gastos. En la rentabilidad neta del final de año si llegas a esa cifra sos Gardel, acá hay cadenas que no llenan al 1%».

¿Y el estado qué?
El rol del estado con sus políticas es el único punto donde parece ambos extremos de la cadena se ponen de acuerdo: «el estado tiene la gran tarea de parar la inflación. Este es el único país del mundo donde los culpables de todo somos los comerciantes. Nosotros no formamos precios», arremete Blanch. «La situación actual surge de políticas inestables, si aumentáramos la exportación el precio bajaría porque el exterior consume partes de la vaca que nosotros no comemos y viceversa, acá nos gusta la costilla pegada al hueso y eso fuera no sirve. Cuando más y mejor carne tuvimos fue cuando más exportamos por loco que parezca», cerró el ruralista.

El gobierno nacional busca contener la inflación
Con la implementación de un registro de precios donde los supermercadistas deberán publicar la información sobre productos y precios, y l0os consumidores podrán denunciarlos tomándoles una fotografía con el celular, se lanzará en 30 o 45 días un intento, el primero de esta administración, para contener la suba de precios. Al respecto Benjamín Blanch desde la Cámara de Supermercadistas comentó: «todavía no está reglamentado, la Cámara de Córdoba adherirá a todas las propuestas del estado y si tenemos que publicar los precios lo haremos, sea en internet o donde sea. No ponemos palos en la rueda, ojalá sea exitoso este proyecto». Pese a esto, Blanch descree del éxito de la iniciativa, muy similar a otras del gobierno anterior que el Pro fustigaba por su ineficiencia: «si le va bien al gobierno nos va bien a todos, pero estos planes nunca funcionaron. Igual sigo siendo optimista, por eso me levanto todos los días a las seis y vengo a trabajar».

Números:

40% recargarían los supermercados según los productores.
3 a 1% sería la ganancia según los supermercadistas
28,5 pesos cuesta el kilo vivo de novillo, su precio ya faenado en góndola es de 100 a 150 pesos en promedio.
14,8 pesos es el precio del kilo vivo del cerco, 70 a 100 pesos su precio faenado por kilo
En Argentina, cada habitante consume 60 kilos de carne vacuna al año, 40 kilos de pollo y 10 kilos de cerdo

Deja un comentario

Paste your AdWords Remarketing code here
A %d blogueros les gusta esto: