Este es el ejemplo de un texto alternativo

«Acá no hay Grieta»: se suman referentes locales al Frente de Todos en el Departamento Colón

Se acerca el 27 de Octubre y las elecciones se palpitan en todo sentido y cada vez más por todos los rincones del País y la Provincia. Alberto Fernández, luego de su gran victoria en las PASO de Agosto y de su favoritismo de cara a las Generales, busca crecer en territorio hostil: Córdoba, y más aún  si hablamos del departamento Colón y el Norte cordobés, donde Mauricio Macri ganó en 2015 por el 70% de los sufragios. Privado del aparato del Justicialismo provincial, Fernández envió a sus armadores a organizar bases que  le permitan sobrellevar no solo el comicio de este mes (donde necesitará fiscales y “cuadros” que movilicen la campaña sobre el terreno), sino para el día después, cuando deba (en caso de ganar), sobrellevar la dura tarea de gestionar un País endeudado y en crisis. Por tal motivo fuimos convidados a tomar un café en una charla-entrevista entre algunos de esos “armadores” a nivel local (Alfredo Alonso, del partido ‘Parte’: Partido del Trabajo y la Equidad, sello de Alberto Fernández desde antes de ser candidato); César Rodríguez (uno de los artífices del encuentro de Fernández con más de treinta intendentes y jefes comunales radicales del Norte cordobés, que tantos quebraderos de cabeza le trajo a Mestre y Negri el lunes pasado), y Martin Rivero (presidente del Concejo Deliberante de Río Ceballos de la actual gestión y electo concejal para la gestión 2019-2023).

Un bar cercano a la Cooperativa de Agua de Río Ceballos fue testigo del diálogo, que comenzó así:

¿Qué los une?, ¿El amor o el espanto?

Alfredo Alonso: la Argentina que viene  después del 10 de Diciembre es una Argentina del consenso político, es la exigencia de la hora, del tiempo en función también de la necesidad de la Nación. Pensar el país desde esa fecha es pensar con todos los actores sindicales, políticos, de la expresión científica, académica, en un concierto federal con participación  de las Provincias y de los municipios, ese es un trabajo que nos venimos dando. También recomponer una relación en el contexto latinoamericano  e internacional.

Para eso se necesita una representatividad ampliada con Alberto Fernández con dirigentes radicales, con otras expresiones políticas, con otros dirigentes que hacen también al encuentro que la Argentina necesita. Superar la brecha es el desafío que viene, no solo para AF es una cuestión que hace a todos, es una cuestión política, económica, laboral pero también de querer hacer que el otro no sea el enemigo a quien atacar sino el punto de partida de un encuentro y construcción conjunta

César Rodríguez: la expresión  de todos tiene que ver con la recuperación del último proceso de crisis que hubo en la Argentina con las políticas neoliberales con la misma gente que ahora volvió a destruir el País y que en su momento Alberto Fernández junto a Néstor Kirchner fueron capaces de levantar la Nación. Aparte todo el mundo reconoce que él (Fernández), es el ideólogo de la transversabilidad de la que todo el mundo habla. El día lunes hablábamos de esto, decíamos que la política tiene que contar con los mejores hombres de cada espacio. Quienes venimos desde el Justicialismo tenemos que entender que los mejores pensadores vienen de Forja, de un Scalabrini Ortíz, un Jauretche, y tiene que ver con esa expresión. Nos volvemos a juntar para reconstruir, esta idea de Pacto Social y eso tiene que ver con absolutamente todos. Hace un rato (Roberto) Urquía se manifestó junto con empresarios a favor de Alberto Fernández, y ayer estuvieron reunidos con Macri. ¿Porqué?, porque el empresario a diferencia del especulador económico tiene que generar trabajo y la generación de todo es que la gente tenga ingreso per cápita y pueda gastar. Hoy Lee, Wrangler, Garbarino y hasta la Coca Cola tienen pedidos de crisis. Hay que ser muy bruto para fundir la Coca Cola. Hace falta consumo y el consumo se genera con la función social del capital, y eso no es otra cosa que el peronismo.

Lo está diciendo delante de un radical…

CR: Un radical es un amigo. Es un alfonsinista

Escuchándolos recordaba cuando recién asumió Néstor Kirchner y le preguntaban a De la Sota cómo iba a gobernar el presidente sin una ‘base’ propia, porque había llegado impulsado por Eduardo Duhalde. De la Sota respondió a esa pregunta: ‘No tiene base propia, pero la está construyendo’, ¿eso están buscando para la elección y posterior gestión de Fernández?

AA: Exáctamente, estamos construyendo una base de sustento no sólo electoral, con el resultado que se exige ahora para ganar una elección, sino darle contenido a un enorme continente que es la Argentina, a la que hay que darle fuerza y expresión política, unicidad en la diversidad. Eso se hace reconociendo que el otro no es enemigo. No por abrazar banderas comúnes entre radicales y peronistas. ¿De dónde se nutre el peronismo?: de la fuerza que supo dirigir Yrigoyen, aquella clase emergente que tiene su primera expresión en las corrientes migratorias desde 1880 a 1920. El Peronismo la transforma en una ideología que es la Justicia Social. Hoy está tan desbastada la Argentina como en aquella época posterior a la Primera y Segunda Guerra mundial.

CR: económicamente si

AA: económica y socialmente, el ánimo de la gente requiere un Gobierno sólido, basado en principios genuinos con todos los actores del pueblo argentino.

 

CR: yo le agregaría que la gran dicotomía histórica entre argentinos, entre colorados vs azules, de federales y unitarios o de amarillos y El Pueblo, sigue siendo la misma. Esto no tiene que ver con una transformación de ideologías o de doctrinas, tiene que ver que no es lo mismo (Leopoldo) Moreau que Macri o Pinedo. No es lo mismo Pichetto que Fernández. La idea de la Grieta es también que cada cual no se meta en la filosofía del otro. Hoy los argentinos deben mirarse un poco más allá del ombligo, la clase media debe empezar a defenderse ante medios de comunicación que mantienen a la masa anestesiada y cautiva del sistema. Uno debe reconstruir no sólo cuestiones económicas sino el concepto de República. Ese concepto no es propiedad de ellos, te quieren vender que el discurso de la República es de ellos, cuando pertenece al Pueblo, no a los Vende Patria. Porque por ejemplo ‘recuperar la República’ tiene que ver con la transformación del individuo y de la Sociedad, no con la entrega del Patrimonio Nacional, eso es ser Cipayo, es totalmente contrario a la República. Por eso usan los medios de comunicación para generar una Grieta que no existe. Al final logran que pelen el pobre contra el pobre, te quieren hacer creer eso. Ellos no hacen encuestas y estudios en la villa donde se sufre el hambre, el hambre es un sentimiento que no se comparte por Facebook. La primera realización de las personas tiene que ver con llenar la heladera, y en eso no hay dicotomías. La TV te miente, la radio te miente, pero la heladera no te miente.

No hay Grieta, pero si hay límites. Por  ejemplo Alfonsín decía que había un límite que era Macri. ¿Cuánto le costó al radicalismo ir con Macri?

Martín Rivero: Alfonsín dijo que el límite era la derecha, y la expresión de la derecha en ese momento era Macri.

Y que Carrio era ‘enemiga de la UCR’

MR: Y criticó a Carrio también. Alfonsín venía dentro del radicalismo de una expresión de centro-izquierda que fue dentro de la historia interna partidaria resistida en su momento. Yéndome un poco más atrás, en décadas del ’70 o del ’80 fue resistido por el propio Ricardo Balbín.

Renovación y Cambio…

MR: exáctamente, con todo lo que significaba Balbín y con todo el respeto y cariño que le tenemos los radicales y la Sociedad en general. Para Balbín Alfonsín era ‘el zurdito’. Alfonsín era un hombre de centro izquierda, un socialdemócrata que entendía que  la UCR no debía nunca irse a la derecha, por eso se diferenciaba siempre de la derecha y de Macri que era la expresión de la derecha en ese momento en la Capital Federal.

Cuando el radicalismo integra Cambiemos en la Convención de Gualeguaychú, yo recuerdo muchas reuniones partidarias nuestras donde el mandato partidario era claro. No éramos inocentes y sabíamos que la ‘rosca’ ya estaba armada y se sabía el resultado antes de que termine la Convención en sí. Quienes nos opusimos al resultado final, teníamos claro que al menos la UCR si iba a integrar Cambiemos debía ser en el rol de contrapeso. Queríamos que el radicalismo tuviese voz para discutir las políticas y sobre todo las políticas sociales que iba a aplicar esta alianza. Bueno, no solo la Convención dio el resultado que sabíamos de iba a dar sino que tampoco se obtuvo ese contrapeso necesario que teníamos que interpretar.

¿Era la posición de Julio Cobos y de Ricardo Alfonsín hijo?

MR: si, incluso, Alfonsín hijo se cansó de repetirlo, estuvo aquí en Río Ceballos y lo dijo claramente. Vuelvo a repetir, el gran fracaso de la UCR en Cambiemos es no haber puesto su fuerza como partido centenario para que las políticas que se han ido aplicando antisociales no se hubieran aplicado. Los ajustes no pueden venir a través de los jubilados, los ajustes no pueden venir a través de las clases más vulnerables y desprotegidas. El radicalismo debería haber dado la garantía dentro de esta coalición para que así se diera, y la UCR fracasó en ese sentido. Es lo que le reclamábamos al partido antes de la Convención, sabiendo que íbamos a hacer una sociedad con un neoliberal. No le podés dar un cheque en blanco, y le dimos un cheque en blanco. Hoy la respuesta a eso es volver a generar un nuevo contrapeso

Ya le habían firmado un cheque en blanco a Cavalllo…

CR: ojo que nosotros también le dimos un cheque en blanco a Menem y a Cavallo. Por eso es importante entender el proceso histórico no como algo propio de un partido. Matemáticamente es posible que ganemos en primera vuelta, cada vez somos más. Pero la idea es consolidar que acá no hay grieta, toda la gente de bien, que piensa como pensaba Alfonsín y no como pensaban otros. En la Historia tenemos que hacernos cargo de nuestros errores. Lo tenemos a Menem, si, pero también lo tenemos a Néstor.

Me voy a poner en abogado del Diablo y buscarle los puntos débiles a lo que me están diciendo. Supongamos que ganan, es presidente Fernández, pasa el festejo. En 2020 la economía está destruida, se deben U$S 84 mil millones más contraídos en los últimos cuatro años. Les hace falta una base fuerte y mucha gente dice “los votos son de Cristina”, lo que le quitaría fuerza a Alberto. Por otro lado, ya hubo un maridaje entre sectores progresistas del PJ y la UCR, aquello de “Cristina, Cobos y Vos”, que terminó mal.  ¿Cómo refutan eso?

 

AA: se aprende de la experiencia, son otros actores. Alberto Fernández mostró diferencias en su momento con Cristina Fernández y fue así que dejó de ser Jefe de Gabinete. En Argentina hay un presidencalismo fuerte y hay reparto de roles en esta fórmula presidencial. Alberto será presidente, Cristina, presidirá el Congreso. Aportaremos los mejores hombres y mujeres para crear algo que se sostenga. Alberto representa la expresión de decir «sólo no puedo», por eso estamos articulando fuerzas para darle contenido a ese enorme esfuerzo que el País necesita. Entendemos que Alberto supera individualismos, resquemores, y un hacer común para toda la Nación.

CR: prueba de eso es el día lunes con Alberto, el reconocía junto a intendentes radicales y vecinalistas que son ellos los que están en la trinchera. «Nadie va a golpear la puerta de la Casa Rosada», fueron sus palabras textuales, «se los van a reclamar a los intendentes». Entonces darle continuidad a este proceso que va a estar condicionado por la cuetión económica va a depender de muchos factores. En su momento siendo Alberto Jefe de Gabinete manifestaron junto a Néstor claramente: «los muertos no pagan», siempre se cumplieron los compromisos de deuda, pero no a costa del hambre del Pueblo. Se producen alimentos para 400 millones de habitantes y tenemos 15 millones de pobres. Hay gente que no come. ¿Dónde están las nueve comidas tuyas? hay una trasferencia de recursos. Hay cosecha récord y los dólares no aparecen.

¿Cómo estan trabajando territorialmente la campaña?, el lunes tuvieron una reunión de Fernández con muchos intendentes regionales.

CR: lo que nos ha condicionado anteiormente es un tema de ‘elitismo’ que esta construcción superadora deja de lado. Nadie se puede hacer dueño del espacio o del proyecto. Las puertas están abiertas, hay sectores que acompañan ya sea desde el radicalismo, kirchnerismo, peronismo. Pero nadie es dueño del voto de la gente. Los procesos estan aceitados, los fiscales se van a completar. Hoy no existe un comando único ni en Río Ceballos ni en toda la Argentina. Yo soy secretario general del Movimiento Peronista de Base, y tenemos presencia en 21 departamentos de los 26 que tiene la Provincia. Y uno de los compañeros, correligionario que nos acompañó el lunes fue Carlos García que es el presidente de la UCR Departamento Colón. Mientras (Mario) Negri es vocero de intereses de Buenos Aires un referente radical fue vocero de los vecinos del Departamento Colón.

En 2015 Cambiemos ganó por el 70% de los votos en el Departamento Colón. En las últimas elecciones el gobernador Schiaretti ganó ampliamente, ¿cómo es competir con las estructuras de Nación y Provincia en las urnas?

AA: primero diferenciar y eso lo hace el electorado. Se trata de una elección nacional y es distinta la reacción provincial o municipal. El 12 de Mayo al gobernador lo acompañó una mayoría abrumadora. Hoy se dirime una elección nacional y los intereses son distintos. El gobernador se mantiene prescindente y hay una libertad de acompañar a los los candidatos a presidente que se decida trabajando por la lista corta y con referentes como Carlos Caserio o Natalia De la Sota apoyando a Alberto. Nosotros como actores políticos trabajamos por una fórmula que entendemos es superadora y útil para salir de una Grieta. Los resultados del 2015 o de Mayo pasado son distintos porque los intereses son también distintos.

MR: si buscas la comparación con el 2015 a nivel local recordá que en esa elección la UCR no conformó Cambiemos en Río Ceballos. La UCR compitió con lista propia y hoy el Pro es oposición local dentro del Concejo Deliberante local.

Pagaron un costo importante por no integrar Cambiemos…

MR: no sé si pagamos un costo, fuimos fieles a las expresiones que teníamos antes del 2015. No nos corrimos de esa expresión, cuando nos tocó tocar puertas en Buenos Aires fuimos acompañados con gente del PRO a través del diputado Héctor Baldassi y de otras fuerzas. Uno cuando está en función deja el partidismo de lado y va a golpear las puertas que sean necesarias. El gran reclamo de casi la totalidad de los jefes comunales que participaron de la reunión con Fernández fue la falta de respuesta de las gestiones de estos municipios que a veces son pueblos chicos y no entran en el radar político de las gestiones. Si vos tenés un pueblo de dos mil habitantes, tal vez en tres edificios de Capital Federal tienen esa población, pero tienen la misma necesidad. Hay que atenderlos de la msima manera. Lo que entendieron estos jefes comunales e intendentes entre los que estuvo el de Río Ceballos es que no hubo esa mirada desde Nación. Los radicales que quieran seguir en Cambiemos tienen todo el derecho del mundo de hacerlo, y quienes pensamos que no tenemos que estar más tenemos que corrernos y apostar por otro proceso diferente.

¿Cuáles fueron los principales reclamos elevados a Alberto Fernández el lunes?

MR: precisamente los reclamos son la cantidad de proyectos y programas lanzados por Nación que estos intendentes y jefes de comuna han solicitado, presentado carpetas que viajaban a Buenos Aires y eran recibidos por un funcionario de segunda, tercera o cuarta línea que les decía que la carpeta se había perdido, que el programa se había caído, que no había fondos…Era un murallon entre Nación y municipios. No tuvieron respuestas, quizás porque éramos municipios chicos, tal vez iba un intendente con 35 mil habitantes como Río Ceballos y no es lo mismo que vaya el de Jesús María, Córdoba o Rosario. No entraban en el mismo radar, de eso se trata el federalismo, atender a todos de la misma manera. Ese es el reclamo. A Fernández el lunes no le pidieron 200 metros de cordón cuneta, luminarias..le pidieron que los atienda, que los reciba, es mucho más grave. No fueron con un listadito.

CR: nadie condicionó el apoyo, fueron radicales, vecinalistas, fue muhco más amplio. En Río Ceballos trabajan muchos para un mismo objetivo y está bien. El voto está en el vecino, no está en ningún Comité o Unidad Basica. Hay que salir a hablar de las realidades. Los que fueron el lunes eran intendentes y jefes comunales, no nos juntamos tres loquitos, eran personas con representatividad genuina. Cada uno buscó representar a sus vecinos en un marco de respeto ante la voluntad de Fernández diciendo que no había interlocutores mágicos. Se trata de un hombre que en la gestión de Néstor Kirchner supo acomodar las cargas y entiende que esto no tiene que ver con colores políticos sino con ayudar a aquellos soldados, los intendentes que están en la primera trinchera de la reconstruccion de la Patria.

AA: este es el desafío que tenemos también, y por eso necesitamos una construcción ampliada, fortalecer el federalismo y que no sea letra muerta en la Constitución Nacional. Esa es la recuperación de la Argentina. Lograr que el intendente que conoce las realidades locales sea recibido y tener respuesta. Reciprocidad de trato.

MR: te redoblo la apuesta, si Macri los quiere llamar a los 35 intendentes que estuvieron el lunes para atender sus reclamos, que los llame. Así sea en sulqui, en colectivo, en lo que sea los dirigentes van a ir. Quizás los interlocutores que tuvo, como en el caso de Mario Negri, no funcionaron. Hay que ver cuál discurso llegó o si peor aún, si le llegó el pedido como tenia que llegar y no actuó como tenía que actuar. En definitiva lo que los dirigentes pedían es atención, que los llame, los atienda y los escuche. Ese es el reclamo que te vengo a traer.

Los intendentes del Norte cordobés pagaron ya un costó político y algunos perdieron elecciones como sucedió en Jesús María o Quilino…

MR: tomá como ejemplo Mendoza, Mendoza para ganar ¿qué hizo?, se despegó. Por más de que en el festejo lo disfrazaron.

Alberto Fernández tiene una imagen negativa mucho menor a Cristina, mucho menos desgaste. Tal vez por eso logró unir piezas y con eso suma mucho capital político ¿cuánto le puede durar en un contexto de crisis?

AA: la voluntad está y el esfuerzo hay que darlo, trazar futurología sería una torpeza de nuestra parte. El 27 de Octubre hay que conseguir una representatividad aún maor que también nos dé presencia en el Congreso.

¿Cuál es el límite que va a poner el radicalismo para decir ‘esto no’?

MR: la UCR va a tratar de ser el contrapeso, no como lo es ahora en Cambiemos una mano de yeso. El radicalismo tiene que tomar otra postura, sabemos que a veces estamos para gobernar y otras veces no. Por eso Alfonsín dijo: «el radicalismo tiene que prepararse para perder cien elecciones, pero nunca para ser de derecha», pero no era para retirarse del escenario político. Eso significa, si no estamos para gobernar, estemos para poner el contrapeso que tenemos que poner.

AA: y es ser fiel a las raíces del radicalismo y que es común al peronismo. Por eso este encuentro histórico que hoy lo sintetiza y lo interpreta Alberto Fernández ante un desprecio a la Argentina que representa Mauricio Macri.

CR: yo le agregaría que cuando uno cae abajo, no tenés otra posibilidad de salir que no sea hacia arriba. Hay un sólo espacio en la Argentina que viene y es para adelante, tiene que ver con una agenda positiva. Yo creo como dice Rivero, y dicho de la boca de Alberto Fernández, y te lo puedo decir porque soy uno de los promotores del viaje de los 37 intendentes radicales más siete del Vecinalismo y otros sellos, que tenemos que hablar con otra agenda, sabemos que la plata existe, el alimento existe pero está mal distribuido. Acomodando y dando trabajo vamos a lograr un nuevo Contrato Social. Esto no es con miedo, es con alegría pero no la del globito amarillo que se terminó comiendo más pibes que nadie. El concepto pasa por la heladera llena, dignificar el trabajo para cada argentino y que todos somos parte de esto. Ya estamos grandes, la revolución de la Comunicación debe servir para eso, para mostrar que todos podamos comer, pagar impuestos que hacen crecer la Argentina, estamos en un proceso histórico donde convergen todos los ismos.

Suena mucho al 2003…

CR: suena y es el 2003

AA: o peor

CR: hubo dos personas que lo sacaron para adelante, lo nuestro no es una casualidad

¿Y Lavagna?

CR: ayer nos saludamos y tomamos un café con Lavagna, esta grande y piensa otras cosas y jugando con otros intereses.

AA: pero va a contribuir si es necesario desde la experiencia porque reconocemos que fue actor y participe de superar la crisis en aquel momento.

¿El 27 de Octubre superan la cantidad de votos de Agosto?

MR: yo creo que si

 

 

Deja un comentario

Paste your AdWords Remarketing code here