google.com, pub-3916673051362888, DIRECT, f08c47fec0942fa0
Cargue su CV en nuestra base de datos DH Consultora - Vacantes: DHConsultora.com

Celebración de la Pachamama en el Parque de la Memoria de Río Ceballos

En el Parque de la Memoria de Río Ceballos tuvo lugar una Celebración de la Pachamama. aquí reproducimos el relato del evento en letras de Virginia Carranza que nos hace legar Marcelo Yornet.



“El sol se cala entre las ramas peladas de la parra. Los perros se asolean, inmóviles. La quietud de la siesta de los pueblos. Se me agolpan las imágenes de la tarde de ayer, otra siesta de pueblo, no bajo la parra, sino en un lugar sagrado. El Parque de la Memoria de Río Ceballos.

Los banderines mexicanos se mecen junto a las fotos en blanco y negro y junto a ñandúes y caburés. Humea una olla inmensa, se siente el aroma al guiso de lentejas. La gente se va reuniendo en torno al aguayo ya dispuesto, vamos colocando las ofrendas en las vasijas. Es una ofrenda muy generosa, frutas, frutos, yerba, tabaco, avena, maíz, caña, vino, anchi. Sara dice las palabras, nos guía en la ceremonia. Sara es pequeña, sus ojos apenas se ven de rasgados. Sara ve y sana. Nos sahuma, nos purifica, se detiene en algunas personas, les mira el alma y el cuerpo, entiende el sufrimiento, y se detiene unos minutos más, con esas almas dolientes que la necesitan. Esta Pachamama consagra un lugar de memorias. Nombramos a Santiago Maldonado. A Rafael Nahuel. Nombramos a Hugo Juncos, compañero secuestrado justo hace 42 años. Hugo tiene su árbol y su piedra en el Parque. Nombramos a Jovenes al Frente de Juarez Celman, con quienes además, nos abrazamos, entierrados y ahumados. Nombramos a Milagro Sala, escuchamos sus palabras.



Nombramos a Sandra y Rubén. A Cristian Ferreyra. Dijimos sus nombres de lucha como un conjuro. Dijimos 30 mil. Presentes. Sara es pequeña y su palabra es grande, es honda, es sabia. Su palabra nos va llevando, hacemos las ofrendas, tomamos caña con ruda, hicimos una ronda, una vuelta, un mundo. El sol abriga tanto como las palabras y el sahumado. El encuentro amoroso hace otra ronda, con guitarras y cajones, somos muchas gentes, con el mismo horizonte Llegan el Chuzo y Ruben Patagonia. Que decir. Lo que allí pasó quedará guardado siempre en nuestra memoria, en nuestras plegarias, en nuestros agradecimientos. Ayer consagramos un lugar, nos volvemos llenos de tierra, de amor, de energía, de dignidad. Ayer asumimos el compromiso eterno y ancestral de las memorias. Allí nos encontraremos cada marzo, cada agosto. A decirnos buen vivir, buen año. Frente al país que nos proponen sin historia, sin memoria, sin poéticas, sin encuentros, sin tierra, sin nosotros y nosotras, frente a eso, acá estamos, acá resistimos, acá somos. Jallalla Parque, gracias por reunirnos, siempre.”



Deja un comentario

Paste your AdWords Remarketing code here