Cargue su CV en nuestra base de datos DH Consultora - Vacantes: DHConsultora.com

Cascada de los Hornillos, una opción para caminata y día de río

Entre los tesoros escondidos que tiene la zona de Colanchanga, en Río Ceballos, se encuentran las cascadas de Los Hornillos, Los Guindos, Los Cóndores y un poco más allá, El Salto de la Estancita.

Colanchanga en Google Maps



Para ir en automóvil o colectivo desde el centro de Río Ceballos se debe sobrepasar el dique La Quebrada y llegar hasta el Criadero de Truchas o el nuevo Complejo de Aoita (ex Camping El Ombú), a pocos metros de la parada dos carteles indican que si se continua en auto se va hacia cascada Los Guindos y si se inicia la travesía a pié se llega a la Cascada de Los Hornillos (también se puede ir a pié desde el Dique La Quebrada siguiendo el curso del río, pero hoy nos centraremos en el trayecto desde Colanchanga por Avenida Los Inmigrantes).

Lamentablemente en colectivo la empresa Intercórdoba solo dispone de una frecuencia que pasa cada dos horas (se arriba a las 10:30 o 12:30 horas), y para el regreso el horario es de 14, 16, 18 o 20 horas). Una vez descendido del bus, el kiosco “Nido Gaucho” es la única referencia potable para dar información. Allí se nos indicó que a pocos metros de la parada iniciaba la caminata hacia Los Hornillos y se nos entregó un folleto con referencias, además de indicarnos que deberíamos emplear 45 minutos para llegar al lugar, lo cual es cierto para personas entrenadas, pero puede llegar a ser de una hora o hora y media para grupos familiares.



Tras sortear un primer camino de subidas y bajadas sin dificultades, se realiza el cruce del río y se avanza bordeándolo. Ya desde la Avenida Los Inmigrantes el celular deja de tener señal y el mencionado kiosco es el único lugar de aprovisionamiento previo a la caminata.

La subida río arriba obliga a ir cambiando de orilla y cruzando piedras y bancos de arena de mediana dificultad, encontrando cada tanto lugares de absoluta paz y sin presencia humana, al mismo tiempo que ollitas que se transforman en piletones donde se va acumulando la gente camino a la cascada.

Vacas, iguanas y bosque nativo típico de la región, que forma parte de la Reserva Hídrica del Dique La Quebrada, van marcando un camino que llena los ojos de paisaje y los pulmones de aire purísimo.



Tras curvas y contracurvas y oculto tras rocas gigantes, se arriba finalmente a la cascada, con un piletón de agua trasnparente y acantilados majestuosos que la ocultan del sol, creando un entorno húmedo y casí selvático, con el ruido del agua de fondo, aparece la Cascada de Los Hornillos.

Algún sandwich para reponer energía y luego colocarse bajo las aguas de la cascada para que masajeen la espalda dolida tras larga travesía son un premio para los que se animan a este recorrido, tan poco difundido como hermoso.
Hay espacio para acampar pero sin servicios propios de un camping. El ruido de la cascada en la noche, valen la estadía, y para quienes no deseen quedarse a dormir en el lugar, emprender el regreso con tiempo y desandar el camino, ya que el último colectivo diario al centro de Río Ceballos sale a las 20 horas frente al kiosco “Nido Gaucho”.

Recomendaciones: llevar calzado y ropa acordes a caminatas de mediana dificultad, además de agua.



Deja un comentario

Paste your AdWords Remarketing code here