Bomberos Voluntarios de Jesús María celebra 48 años de vida

Hace 48 años nacía el cuartel para albergar a bomberos que enorgullecen por su misión y su distinguida participación en los distintos ámbitos donde prestan su servicio.



Dicen los memoriosos que el “Loco” Brazzale insistió hace 48 años en crear un cuerpo de Bomberos Voluntarios. Y tomaron su iniciativa como algo propio de quien lleva semejante apodo. Pero Brazzale y otros muchos semejantes no les llevaron atención a los comentarios, se pusieron a trabajar tras esa meta, y ésa fue la piedra fundamental de lo que hoy es un cuartel de Bomberos como existen pocos en Córdoba.
Se aunaron esfuerzos e ideas, ayudados por vecinos y el centro comercial, comenzando así la historia de una institución que es extraordinaria.

El día 16 de Mayo de 1970, los señores Chiaramello, Cecia, Brazzale y Della Costa conformaron la primera Comisión Directiva y firmaron el acta que se tomó como la formación de la Sociedad de Bomberos Voluntarios de Jesús María; resultando como primer Presidente el Sr. Jorge Chiaramelo y el Sr. Héctor Brazale, como primer jefe del Cuerpo Activo
Esto fue una respuesta al crecimiento natural de la ciudad.



En los comienzos de esta historia, un humilde grupo de voluntarios empezó organizándose y guardando herramientas para apagar incendios en el predio de lo que hoy en día es el Corralón de la Municipalidad de Jesús María.
En estos años la voluntad podía mucho más que la realidad, se apagaban incendios con herramientas usadas regaladas por otros cuarteles de Bomberos, con donaciones de vecinos y empresas; y hasta algunas veces se asistía a apagar incendios con no más que la ropa puesta, un pañuelo húmedo en la boca y alguna que otra bota de cuero donada.
Comenzaron con apenas unos galpones y unos pocos móviles, pero hoy 48 años más tarde, la ciudad de Jesús María cuenta con una institución altamente especializada, la cual brinda seguridad y efectividad ante las distintas llamadas de auxilio que reciben nuestros bomberos voluntarios, siendo hoy una institución modelo en el norte cordobés.

Pasaron los años; la abnegación, el sacrificio y el desinterés de ese grupo de Bomberos Voluntarios se hacía cada vez más fuerte.
Se fueron sumando con el correr de los años muchas más voluntades, entre ellas las de los actuales Viejos Bomberos que tenemos hoy en día.



Un par de años después se logra comprar el predio de una ex Fabrica de pre moldeados y cerámicos, en la conocida Avenida Miguel Juárez; con no más que una casa vieja y unos pequeños galponcitos. Pero eso sí, la casa propia de la Sociedad de Bomberos Voluntarios de Jesús María.

Se logra comprar la primera Autobomba, una novedad para un humilde cuartel de Bomberos Voluntarios. Misión para la cual trabajaron muchos anónimos vecinos de la zona, con bingos, ventas de comidas, espectáculos traídos desde Buenos Aires y alguna que otra rifa.

Pasan los años, van y vienen voluntades, se pasan por triunfos y derrotas en cada una de las intervenciones de estos locos bomberos. Se compraron y se consiguieron algunas otras unidades, un jeep 4×4, una chevrolet c10, una autobomba Dodge y hasta se compro un Ford 350 al que se lo carrozo como autobomba. Unos años más tarde se hace un galpón para guardar bien encrucijados todos estos móviles de bomberos y una casa para que vivan los “cuarteleros”.



Pasaron cientos de voluntades tanto por el Cuerpo Activo como por la Comisión Directiva, entre ellos humildes vecinos y hasta personalidades de la zona.
La vida quiso que muchos de ellos no pudiesen seguir prestando servicio desinteresado a la comunidad; pero estamos seguros que todavía sienten en el alma el ruido de la sirena.

Ah cierto!, También fuimos padrinos de muchos cuarteles del norte de la Provincia de Córdoba, entre ellos el cuartel de Deán funes. Así que nuestra misión de dejar nuestra semilla en otros lugares también la pudimos lograr

La tecnología la fuimos mejorando, las unidades se fueron renovando, el personal fue mejor capacitado, se logro incorporar aquellos equipos esenciales para la emergencia y para la seguridad de nuestro Bomberos.
Hasta incluso pudimos comenzar a construir un edificio exclusivamente para Bomberos luego de demoler los viejos galponcitos donde entraban apilados los móviles.



Ojo, pasamos muchas crisis pero siempre pudimos salir adelante, siempre pero siempre por la entereza, vocación y sacrificio de cada uno de los Bomberos y Autoridades comprometidos por esta institución.

Llegamos al día de HOY, lo que actualmente estamos viviendo. Se instalo la Escuela Regional de Capacitación en nuestras instalaciones profesionalizando a los Bomberos del norte provincial; estamos en el proceso de formación de dos destacamentos de bomberos (Juárez Celman y Colonia Tirolesa) donde ya se logro la compra de la primera autobomba y de una unidad de primer respuesta para una de ellos; se compraron 3 unidades cero kilometro en menos de dos años; se incorporaron un moderno camión de rescate y una Autobomba europea; se formaron Departamentos Especiales de rescate con Cuerdas, Materiales Peligrosos y búsqueda con canes, se logro equipar a un alto porcentaje de bomberos en todo su equipamiento para seguridad personal con los costos que esto significa, se prestó servicio con eficacia y autonomía en muchos de los grandes siniestros que afectaron la provincia y especialmente nuestra zona en los últimos años; se crearon areas técnicas de seguridad y hasta se creó un área de relaciones institucionales para poder brindarnos mucho mejor hacia la comunidad.

Son muchas las historias personales que pasaron y las que están, que sueñan y que viven, por y para esta institución; esta segunda casa, este pilar esencial de nuestra zona.



Los invitamos a todos a aprovechar esta institución de anónimos voluntarios que dejan la vida por el solo hecho de ayudar, una institución que esta hace 48 años en todo momento esperando en silencio para poder ayudar a cada uno de esta gran comunidad.

Pasaron muchas caras, familias e ideas por esta casa con el paso de la historia.

La institución de “Bomberos Voluntarios” desde que fue creada ha sido y sigue siendo regida e integrada por hombres y mujeres cuyo objetivo es servir a la comunidad.
Muchos de esos hombres y mujeres, ya no están físicamente entre nosotros puesto que con la satisfacción del deber cumplido, un día fueron llamados por el padre eterno para ser uno más en la legión de sus elegidos.
Algunos de ellos, con errores y aciertos pasaron por las filas del cuerpo activo, otros por las comisiones directivas, ambos tuvieron una meta en común: ser instrumentos de trabajo de esta institución.

Cuando uno decide comenzar a recorrer este camino seguramente no piensa que detrás deja una familia, hijos, padres, amigos, para ayudar al que lo está necesitando.
Cuando uno pasa el límite entre ser un civil y se pone por primera vez la ropa de Bombero Voluntario ya no hay marcha atrás, ese sentimiento lo llevará de por vida, donde este y en la situación en la que se encuentre, al momento de escuchar el sonar de la sirena querrá salir corriendo o subirse a un auto para llegar lo más rápido posible al cuartel.

Ser bombero voluntario los obliga a estar preparados para hacer frente a todo siniestro en el que se presume haya una vida en peligro. El Bombero Voluntario debe ir perfeccionándose día a día a través de cursos de distintos niveles acompañado con una constante práctica, que le da seguridad y los conocimientos necesarios para servir a toda la comunidad ante cualquier adversidad, sin esperar recompensa económica alguna, sólo la satisfacción del deber cumplido.-

Texto extraído de la fan page de los Bomberos Voluntarios de Jesús María



Deja un comentario

Paste your AdWords Remarketing code here